Día 4

 

DÍA 4

MISIÓN 1: Ve a las duchas.

Hoy me levanté temprano. Puse mi despertador a las 5 a.m. Sonó y alguien llegó y lo apagó diciéndome que no dejaba dormir a los demás. Dormí una hora. Me levanté a las 6 a.m.

Puse música de Tiesto, Satisfaction de Benassi, La Passion de Gigi D’Agostino, David Guetta, Bob Sinclair y Rise Up de Larock. Inmediatamente hice flexiones de brazos y sentadillas.

Poco después fui al baño y me dí un buen duchado. Jabón aquí jabón allá y una buena dosis de shampoo.

Salido de la ducha, me afeité escuchando la música al volumen correcto. Es bueno sentirse limpio. Cuando no me afeito mi hermana, mi madre y mi abuela me dicen que me veo mal. Cuando me afeito mi hermana me dice que rejuvenecí, que pasé de tener 60 años a tener 18 bien vividos (jejeje).

Saqué unos bóxers que había comprado hace poco en Gef. Me eché mi desodorante “Lady Speed Stick”, de hecho me ha gustado bastante porque es muy suave para las axilas y deja un olor femenino que simplemente adoro.  Me eché talco en los pies y una loción que me ha gustado bastante porque además de recibir cumplidos por mi olor, es muy suave. (su nombre me lo reservo, no quiero que todo el mundo huela como yo. Leónidas es una marca registrada).

Me puse el mismo jean de ayer (el mismo de aquel día), estoy haciendo un experimento. Me puse un buzo como de cachemir y unos “botines” de Vélez que tienen un poco pinta de converse, pero solo que son en cuero de color marrón un poco beige y otro color cuyo nombre no sé pero que es una mezcla entre beige y gris (es difícil describir colores para mí).

El reto me dice que me mire a los ojos y repita un párrafo hasta que sienta que lo que dice se adapta a mí. Voy a salir a la oficina dentro de poco, son las 7:51 a.m.

MISIÓN 2: Pregúntale a la experta.

Pregúntale a tres mujeres que parezcan tener buen estilo en su vestir para que te recomienden una buena tienda de ropa masculina.

Recomendación 1:

Recomendación 2:

Recomendación 3:

 

MISIÓN 3: ¡Firme!

REFLEXIÓN MISIÓN 3: A pesar de haber suspendido el challenge por dos semanas y de sentirme traicionado conmigo mismo casi todos los días, no he dejado de hacer el ejercicio de pararme recto a diario. He conseguido nuevas perspectivas.

Cuando uno se para erguido y sin encorvarse, uno camina con más firmeza y seguridad. Uno se siente mejor uno se siente fuerte.

También he intentado emular la posición de personas famosas y sus gestos. Y he estado copiando la forma de sentarse de Stomp, un amigo con un estilo de vida muy admirable. Él en cada momento se sienta recto, se recuesta un poco hacia atrás pareciendo cómodo. Cuando camina lo hace pausado y sin gastar mucha energía en movimientos innecesarios.

Aunque haya dejado el challenge, he repetido los retos de los primeros días y los he repasado una y otra vez hasta evitar tropiezos. Mañana le preguntaré a tres mujeres que me recomienden una tienda de ropa masculina.

Advertisements

Leave a comment

Filed under Amatoria, Próxima Parada, Verba

Comments are closed.