Día 6

DÍA 6

MISIÓN 1: Conquistando el AA (Ansiedad por el Abordaje).

Leer el artículo de Don Diego García: “Abolish Approach Anxiety).

Limiting Mind

Freedom Mind reponse

Cuando le hables no te va a escuchar Repetiré lo que estaba diciendo con un volumen más alto y me escuchará
Está demasiado ocupada para ser interrumpida Hablar conmigo no le quitará más de cinco minutos, además de eso, la distraeré de sus problemas.
Ella no te va a poner atención, no te va a querer escuchar Pues si no me contesta cuando le hablo o está sorda o es una maleducada. Ella es quien se pierde la oportunidad de conocer a alguien nuevo.
¿Para qué le hablas? ¿Qué ganas con ello? Cuando le hable, ganaré la satisfacción de saber que me arriesgué y de que viví la experiencia. Además: “Quien no arriesga un huevo no obtiene un pollo” o “Quien no apuesta no gana”.
Ella no te va a poner atención. Si no me pone atención allá ella, ella es quien se lo pierde y quien está siendo maleducada

 

MISIÓN 2: Si no puedes decir algo bonito….

Dile a 4 mujeres diferentes cumplidos espontáneos. Dos de estas mujeres pueden ser personas que conoces —amigas, colegas, incluso tu madre. Pero dos deben ser extrañas.

Cumplido 1: Hoy esperando en la parada del Transmilenio, ví que todos los buses llegaban llenos y que no me podía subir en ninguno de ellos para ir a la U. Delante de mí estaba una “pelada” con su cabello rojizo, una chaqueta negra y un foulard alrededor de su cuello. Tenía una cara muy bonita, era alta pero no tenía el cuerpo de una modelo.

Leo: (error, toqué su hombro para llamarla y luego le hice una seña para que se quitara los audífonos y me escuchara además de que la abordé desde atrás) Increíble que estén pasando los buses tan llenos. ¿Por qué será?

Pelirroja: Siempre es así a esta hora. Debe ser porque hace poco entró Externado y Rosario (luego supe que ella es de los Andes)

Leo: En serio?  —- (No sé qué más le dije, pero como ví que ella estaba afanada por ponerse sus audífonos decidí terminar répido la conversación) —- Oye, está chévere (apuntando a su foulard y rozándolo con los dedos)

Pelirroja: Gracias

Cumplido 2: Llegué tarde a mi clase de obligaciones y contratos. Llegué y me senté al lado de Lina, una compañera de esa clase. Ella me avisó de que había faltado a otro quiz. Luego de una conversación en medio de clase y a baja voz. Yo la critico porque ella se pone a jugar con su Blackberry en medio de la clase, ella se burla de mí por no haberme hecho con ella en un trabajo en el que ella solita tuvo la mejor nota y yo con un compañerito saqué 2,5. En medio de la conversación le dije:

Leo: ¿Te he dicho antes que me parece muy bonita tu letra? (¿por qué le doy cumplidos a su letra si tiene unos ojos muy lindos?).

Lina: Sí. Como dos veces.

Cumplido 3: A una niña en mi clase de francés (Catalina) le dije que me gustaba su forma de hablar en francés porque parecía la de una periodista francesa. Mi cumplido tuvo mucho resultado y terminamos hablando con la profe de francés sobre eso.

 

Cumplido 4: Le dije a una pelada al final del día cuando me iba a bajar del Transmilenio para llegar a mi casa.

Leo: Oye, está muy chévere tu cabello

Ella: (Sonriendo) Gracias.

REFLEXIÓN MISIÓN 2: Esta misión es para eliminar nuestro AA. Yo considero que no tengo mucho “approach anxiety” (AA), pero al hacer el Challenge y presionarme he visto que tiendo a aplazar las cosas y a pensar demasiado en todo. Mi problema es que pienso mucho en cómo voy a hacer el approach que al final no hago nada (mirar Mission 1 de este día)

En primer lugar, hoy fue un día muy curioso en el que aprendí bastante de cómo hacer el approach y de cómo hablar para no perder el ritmo de una conversación.

Las clave básica para uno lanzar un cumplido es hacerlo desinteresadamente y sin esperar alguna reacción. Yo lanzaba mis cumplidos y miraba a otro lado, tal vez con el fin de terminar la conversación. A veces fui un poco cortante pero después de analizar las cosas no quiero exigirme todavía demasiado porque quiero seguir los pasos y las misiones al pie de la letra (aunque habría sido mejor llegar más lejos).

Otra cosa que es importante hacer es no abordar desde atrás y en lo posible evitar hacerlo tocando el hombro para llamar la atención porque eso lo pone a uno en una posición suplicante (daña nuestro marco).

También me di cuenta de que no importa lo que uno sepa en seducción. Tú puedes saberte todo el M3, saber en qué consiste el “Cocky & Funny”, el lenguaje corporal del abordaje, puedes saberte de memoria “El Arte de la Seducción”. Simplemente puedes saberlo todo, pero si no pones en práctica, transfiriendo a la realidad lo leído no tendrás nunca resultados.

MISIÓN 3: La regla de las ocho horas.

Duerme bien porque mañana será uno de los días más cruciales de The StyleLife Challenge.

CAPANDO CLASE DE FRANCÉS:

Hola a todos,

K es una amiga. Una amiga y siempre fue solo una amiga…

Ella y yo nos conocimos hace unos años por medio de que su papá y mi mamá eran colegas de trabajo. Un día mis padres invitaron a su familia a nuestra finca. Allá conocí a K.

Tuvimos una muy buena amistad. Salíamos casi todo el tiempo, jugábamos en el parque y hablábamos de las cosas de las que hablaban los adolescentes en su tiempo. Un día, pronto, ella me empezó a gustar, me empezó a atraer mucho. Me gustaba mucho su cuerpo delgado, sus manos suaves, sus labios carnosos, sus piernas largas y su forma de ser tan sexy.

Ella me gustó mucho y yo sabía que ella sentía lo mismo. Como dice la canción: “[i]I Know you want me, You Know I want cha[/i]”. Pero había un problema, siempre que ella y yo íbamos a manifestar nuestra atracción alguien interfería como una vez ella estaba sentada sobre mí en la cama de la habitación de huéspedes, sus manos estaban atrapando las mías y sus labios acercándose a los míos y …. Llega mi hermana ([i]¡todavía la odio por eso![/i]).

[b]Pronto sentí que caí en la temida zona de los mejores amigos por no haberme atrevido aunque sea a besarla la primera vez.[/b] Ella se consiguió un novio que es un idiota y ¡bien feo que es! pero que dizque era un “perro” y que a las amigas de K les gustaba el tipo. [b]Yo me alejé de K estos últimos dos años y pronto empecé a estudiar todo este tema de seducción.[/b]

La semana pasada en mi teléfono sonó una llamada inesperada, era K, decía que había acabado de entrar a la U y que va a empezar a estudiar la misma carrera universitaria que yo, que me extrañaba y que quería verme, bla bla bla. Luego de esa llamada quedamos para vernos dos veces: una ella no pudo por su horario y en la otra supuestamente se enfermó. Le iba a aplicar la regla de las tres vidas pero terminamos cuadrando una cita para hoy (lunes).

Yo creía que iba ser yo quien llegara tarde pero llegué primero al punto de encuentro. A las 12 en punto ella me llama diciéndome que estaba saliendo de la Universidad y yo le dije que la estaba esperando. Diez minutos después ella llegó al punto de encuentro. Yo no le dije nada de por qué se había demorado, no quería recriminarle nada, para empezar todo mal, además ella es mi amiga ¿no?

Cuando me encontré con ella, ella estaba caminando distraída por la Plaza, no me había visto aunque yo estaba prácticamente a su lado. Pasó justo a mi lado cuando decidí no dejar que se perdiera y le toqué el hombro. Ella lo primero que me dijo fue: “[i]¡No te reconocí, estás cambiadísimo![/i]”. Me besó la mejilla y yo me ofrecí a cargarle sus cosas porque venía con mucho peso sobre los brazos, además de parecer cansada en el primer día de su segunda semana de universidad. Mientras ella me daba sus cosas, remedé su forma de llegar tan distraída, ella me dio un golpe en el brazo y se rió de ella misma (o de la broma).

([b]Reflexión: Muchas veces cuando uno es solidario o “caballeroso” las mujeres creen que pueden manipularte. Siempre me he considerado alguien educado y antes eso era más bien una desventaja porque era demasiado bueno y demasiado solidario, tal vez con el ánimo de ganarme a los demás dándoles mucho sin habérselo ganado. Pero eso ha cambiado, sigo siendo educado y conservando mis buenas maneras pero incorporando un poco de nega y sarcasmo a la fórmula[/b]).

La llevé a McDonald’s. Allá me encontré con un amigo del Colegio que me saludó: “¿Leo?”. Simultáneamente me llama Stomp. La situación se puso complicada porque tenía a mi amigo a mi lado y no lo había presentado a K, K estaba ahí parada fingiendo paciencia cuando yo conozco como es y Stomp al teléfono diciéndome que me acababa de ver encontrarme con una “pelada” pero yo no había visto que él estaba a tan solo dos metros de distancia ([i]lamento haber sido tan cortante en la llamada Stomp, pero tú sabes[/i]).  Terminada la llamada presento a D con K y le digo a K: “D es un amigo del colegio, el man es un bakan y parece que ha estado llendo al gimnasio ¿no?”.

K y yo pedimos dos McFlurrys. Yo quería invitarla a comer algo digno de llamarse almuerzo, pero ya saben cómo son las peladas, o ensalada o un heladito y nada más. Nos sentamos y ella me empezó a hablar de su Universidad, de su carrera, de sus trabajos por hacer, de los libros por leer ([i]En un comienzo, y desde la primera llamada yo pensé que ella me había llamado porque como acababa de entrar a estudiar lo mismo que yo, quería que le diera una ayuda o le prestara algún libro.No quiero caer de nuevo en el rol del que hace todo por una mujer[/i]). [b]Recostado hacia atrás en mi asiento, controlando no inclinarme hacia adelante ni apoyarme sobre la mesa, hablaba con ella con un tono de voz muy seguro que habría sido ajeno a mí en otra época, no alzaba mi voz tanto como antes, más bien hablaba muy pausado, llamando la atención de K, haciendo que ella fuera la que se inclinara hacia mí.[/b]

Yo desvié el tema de sus problemas y de su universidad diciéndole algo así: “[i]Mira K, los 365 días del año vas a pensar en lo mismo así que ¿por qué no dedicas al menos un día para hablar de otra cosa y a divertirte con el amigo que no ves desde hace mucho tiempo?[/i]”.

Inmediatamente le digo eso me empieza a hablar del idiota de su ex novio yo le digo: “[i]No me gusta hablar de ese tema. Supéralo de una vez[/i]”. Ella insistía en el mismo tema pero yo no quería caer de nuevo en el rol del mejor amigo que se lleva todas las culpas y no los afectos. ([b]De David X aprendí que para tener una buena relación esta debe basarse en el Respeto, en la Confianza y en la Honestidad, fui honesto al decirle que no me gusta hablar de ciertos temas incómodos[/b]).

Le distraje del tema hablándole de ella misma, su tema preferido. Ella me preguntaba con insistencia por que por teléfono era todo distante con ella y por qué le lanzaba negas y sarcasmo. Yo no le respondía y cambiaba de tema. Ella no soporta que le cambien el tema o que no le respondan una pregunta a eso le dije que ella ya parecía una Abogada, que dos semanas en su carrera y ya era toda una abogada. Le hice una lectura en frío muy básica, le dije: “[i]Tu haces lo que haces porque quieres que la gente te quiera. Eres muy sociable pero hay veces en que sientes la necesidad de estar sola. Quieres conocer a alguien nuevo pero desconfías de la gente[/i]”. Terminada mi última frase, mientras le tomaba de una mano y le decía que su manicure sí estaba feo, ella me aprieta la mano y me mira a los ojos, yo los interpreté como dos indicadores de interés. Luego le dije, K, creo que es hora de irnos.

Salimos y la llevé un segundo a una librería porque estaba buscando un libro. De repente encontré un libro de Haikus. Le recité un poema mientras la miraba a los ojos y ella me me sonrió muy coquetamente, otro IOI. Imitando su cara le dije: “[i]Si vieras la cara tan chistosa que acabas de hacerme[/i]” . Ella se rió. [i]Luego de eso le dije que nos fuéramos para otro lado porque se ve que ella no es una niña de libros, justo después de que le digo eso, ella coge un libro y dice que le gusta ese y empieza a mostrármelo[/i]. Yo entendí eso como si quisiera ganarse mi aprobación (interesante, parece que eso es un “Compliance test).

Eran las 2:30, habían pasado dos horas entre risas, conversación banal y miradas y roces de la piel fugaces. Pronto ella me propone que conozca su Universidad.

En el camino, yo le cogía la mano y le decía “Uhhm qué feo manicure” e inmediatamente se la soltaba.  Ella me decía que estaba muy cambiado que no lo podía creer. Yo la miraba mientras ella caminaba. K me preguntaba: “¿Por qué me miras tanto?” a lo que yo le respondía que parecía que tenía algo en el ojo, ella me dijo que se lo quitara (no era nada), pero eso me dio la oportunidad de acercar mis manos a su cara, pasar mis dedos por sus mejillas y sobar suavemente sus labios para luego decirle en tono de broma: “¿Quieres que te mienta y te diga que estás feísima?”. Sinceramente, ella estaba muy linda. Yo le decía que estaba muy cambiada, muy diferente. Ella me sonreía y me miraba esquivamente. (IOI)

Cuando llegamos a su U ella me empezó a dar un tour por su U. Me mostró los edificios y me llevó a un balcón con un mirador de casi toda Bogotá, muy lindo.

En el mirador nos sentamos. Yo me sentaba derecho en el banco, ya no me encorvo como antes lo hacía, ahora lo hago con los hombros hacia atrás y la cabeza derecha sin mirar hacia abajo, ella estaba a mi lado justo debajo de mi brazo, el cuál yo alternaba entre dejarlo sobre el espaldar o retirarlo para cruzarme de brazos (no quería que pensara que quería abrazarla). [b]En ese banco de madera, de repente ella se acerca a mí, me empieza a besar el cuello, pasando sus labios por mi mejilla izquierda hasta mi boca. Me aceleré por ese beso francés tan inesperado e intenso que duró un tiempo incalculado. [i]No había ido a clase de francés por un beso francés[/i].[/b]

[b]Ella se sintió apenada luego de eso, no sabía que había pasado, por qué ese impulso, quería besarme hace mucho tiempo, que no sabía si yo podría mirarla de la misma manera como antes, que yo soy un buen amigo para ella pero que está ahora confundida[/b]. [i]Ante esas dudas yo le dije que la entendía y que yo quiero que pase lo que ella quiera, que no quiero hacerla sentir presionada pero que me gustaba mucho su forma de besar y que tenía unos labios muy ricos.[/i]

Nos besamos muchas veces. [i]Yo me acercaba para besarla, pero a 1cm de juntarse nuestros labios, yo alejaba los míos llamando a la persecución[/i]. Había mucha tensión sexual entre nosotros. Ella estaba tan confundida que dibujó en un papel jeroglíficos incomprensibles, me dibujó su alcoba, me hablaba por medio del papel y me decía que me quería mucho. [i]La niña que era antes una coqueta terminó siendo más apasionada que lo previsto. Estaba confundida: Yo ya no estoy en la “Friend Zone”, el temido limbo.[/i] Luego de despedirme me llamó dos veces, parece que quiere repetir la experiencia.

Leave a comment

Filed under Amatoria, Próxima Parada, Verba

Comments are closed.