8 de Julio

Me distraigo mucho en la oficina. El Internet me distrae mucho: correo, mercadolibre, Youtube, Xbox.com, porno, etc. Si el tiempo que pasé viendo todo eso lo hubiese usado en algo más productivo, ya habría terminado las cuatro peticiones de conciliación.

Distracción, vivo distraído.

Hoy está lloviendo, papá yo íbamos en asientos separados pero contiguos y los vidrios estaban empañados.

# dale –le dije a la chica que iba sentada al lado mío después de dibujar un triqui o Tic Tac Toe en los vidrios empañados.

Ella se llama –o dijo llamarse—“Paula”. Estudia –o dijo estudiar—Comunicación en la Sergio Arboleda. Ella pudo haberme dicho muchas cosa, pero de lo que estoy seguro es de que al menos no me aburrí en ese viejo Transmilenio, donde yo solía tener conversaciones con otras chicas.

Hablamos de todo que hasta mi papá creyó que nos conocíamos: de la U, del triqui, de crucigramas, sudokus y otros juegos; de Padre de Familia, South Park y de lo poco que nos gusta la casa de los dibujos; de lo que nos incomoda o nos parece chistoso cuando la gente en el Transmilenio se queda de pie esperando que el asiento se enfríe del calor de nalgas ajenas recién paradas.

Dicen que tengo memoria de “elefante blanco” pero no me acuerdo de lo que me acaban de decir.

Me acuerdo de muchos nombres, números de teléfono y hasta de fechas de cumpleaños. Pero todos esos recuerdos pero no me acuerdo de los momentos y asó todos esos recuerdos pasan de repente a convertirse solo en datos. Nostalgia en lo que son solo datos.

Advertisements

Leave a comment

Filed under Próxima Parada, Verba

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s