Viernes 13 de Agosto. 21:38

Como he dicho anteriormente, nosotros podemos aprender a vivir muy bien con nosotros mismos.

Cada día estoy encontrando de estar independiente de los demás. De poder  convivir conmigo mismo, comer y disfrutar de lo que me gusta.

De forma relajada digo que hoy fue otro día más de estar conmigo mismo –lo que puede ser difícil a veces-. Asistí a clases normalmente, tuve pequeñas y cortas conversaciones con algunas personas y disfruté de la “Ópera de los 3 centavos”, un relato patético de unos personajes emergentes que luchan por la supervivencia en una Londres fría, amoral, oscura y patética.

Vengo contento de estar conquistando mi “Approach Anxiety” y de darme cuenta /confirmar /ratificar que puedo luchar por corregir mis errores.

Antes de entrar en el Transmilenio hice conversación a una chica alta, con cara bonita, blanca, cabello castaño y que me pareció paisa. Ella, por lo que leía  antes de que le hablara, parece estudiar en la U. La Gran Colombia. Fue simpática, pero me dijo que todos le dicen que es muy brava.

Quería conocerla más. Le saqué una sonrisa y puede que algún IOI, pero dejé que ella se sentara lejos de mí sin darle la posibilidad de conocerme. Ella se bajó en Pepe Sierra.

Lo logré! Le hablé, eso es lo más importante, estoy logrando mejorar más y más.

Estoy probándome a mí mismo que aunque nazcamos “determinados”, como diría Marx, somos capaces de lograr lo que nos proponemos y por lo que luchamos.

Yo quiero ser un “Hombre de mundo”, conocedor de los más exquisitos y satisfactorios placeres.

Quiero vivir una vida de abundancia en emociones y experiencias.

Quiero ser un profesional prestigioso, exitoso y poderoso.

Quiero ser un Seductor, un hombre atractivo, un hombre amado por las mujeres y respetado y admirado por los hombres.

Quiero… puedo querer muchas cosas. Ahora estoy luchando por ellas.

Hace como media hora le envié a Camilo Lucero una respuesta a un mensaje que me envió y en el que me dijo que desde hace 4 o 5 meses que no sabían si (él y la Corte) y me citó un post que escribí hace meses en IS, pero que era el mismo retrato de lo que he decidido vivir en estos momentos:

“He descuidado a muchas personas. Han llegado por casualidad y se han ido de la misma manera. Lo malo es que la “casualidad” con la que se iban siempre ha sido producto de mi negligencia. Nunca fui capaz de luchar por nadie porque viví absorto en mí mismo y en mi infantilidad. Hoy acepto la culpa”.

Terminando con “un abrazo bro”, Camilo me dice antes “Leo, no te pierdas de la gente que te aprecia”. “Conquista pero no descuides lo que has ganado”.

Uhmmm… me pone a pensar.

Leave a comment

Filed under Próxima Parada, Verba

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s