¿Por qué creo en el pick up? Por @Krauserpua

Original en inglés: Why I Believe in pick-up

Publicado originalmente en Sptiembre 8 de 2009

Nota de El Traductor: Nic Krauser, inglés, empezó su viaje desde un duro divorcio a hacerse un duro seduciendo mujeres de todo el mundo en la capital de Inglaterra y testificando su progreso, sus lay y game reports en su blog krauserpua.com y sus infields en su canal de Youtube. Es autor del libro Daygame Nitro, en el que enseña cómo levantarse mujeres en las calles del mundo.

_______________

Nunca creí en nada de esta mierda.

No de forma consciente, de todos modos.  Solía pensar que las mujeres eran iguales, que les gustaban los chicos buenos, los nice guys, que querían ser respetadas, que querían que les pidieras su opinión. Solía pensar en gestos románticos para derretir sus corazones.

Yo nunca hice en realidad nada de esa mierda de baboso niño beta. Ebrio, conocí a mi esposa en un bar en Old Street. Ella se paseaba de un lado a otro con dos amigas, yo me paseaba de un lado a otro y de repente empecé a echarle sandeces a ella. Pero yo estaba super seguro y confiado, no estaba ni vagamente interesado en levantármela, solo estaba rodeado de amigos tratando de llevarme al siguiente bar de la calle.

Estado. Independencia al resultado. Prueba social (social proof).

Ella me escuchaba, sonreía y yo se la montaba. Finalmente le permití a ella que me diera su número. Le dije que tal vez la llamaría pero que estaba muy ocupado esa semana. Cuando finalmente nos volvimos a ver, la lleve a un Pub por varias horas hasta que mis amigos llegaron, luego le di un beso de despedida y me fui con ellos. En la segunda cita le cociné un poco de sushi barato y luego me la tiré.

Cocky-funny. Ninguna necesidad. Escalada (Escalation)

Ella me semi flakeó (semi-flaked) en la siguiente cita. Algo de carreta de su clase de danza extendiéndose y no siendo capaz de llamarme hasta que terminó. Le dije que yo no me iba a tragar esa mierda y que ella podía venir ya sea en mis términos mañana o hasta ahí íbamos. Ella vino. Me la tiré.

Dominancia. Estar dispuesto a abandonarla (willingness to walk away).

Un par de meses más tarde obtengo mi primer gran shit test. Estamos alistándonos para ir a la cama y estoy cansado y necesito levantarme temprano. Ella me echa alguna mierda, le digo que se calle. Ella arroja el contenido de su botella de agua Volvic sobre mí. Yo me desenfreno. Le arranco la botella de las manos, la empujo fuera de la cama y grito “¡Lárgate de mi casa ya, maltita puta!”. Agarro su ropa (ella estaba en brassier y panties), se las arrojo a sus brazos y la empujo fuera de la habitación.

Conmoción y pavor de la mujer. Ella irrumpe en la habitación inundándola con lágrimas, disculpas y ruegos por quedarse. Sus ojos se iluminan con calentura y excitación. Magnánimamente le permito quedarse, poniendo una toalla sobre las sábanas húmedas y diciéndole que tiene que dormir de ese lado de la cama. Después de veinte minutos la agarro y le permito abrazarme (cuddle) por debajo de las sábanas. No más shit tests por siete años.

Agresión. Salvajismo (Wildness). Reforzando límites. (boundaries)

Estoy leyendo “The Lay Guide” [Como follar con todas de Tony Clink] (el cual tuve que volver a ordenar en Amazon) y todo está empezando a tener sentido, las piezas están empezando a ponerse en su lugar. Por ocho años tuve un perfect 10 (ella era modelo y bailarina profesional, atleta estrella en la preparatoria y muy inteligente también) absolutamente y dichozamente enamorada de mí. ¿Es acaso coincidencia que desde el primer momento inadvertidamente seguí todos los principios rectores del Game?

No lo creo.

Recientemente oí una analogía. Un hombre te da una pala, te señala el suelo diciendo “Hay diamantes ahí abajo”. ¿Cuán profundo cavarías? Si crees que él está echando carreta apostaría que tú te rendirías y dejarías de cavar después de unos pocos minutos. Por el contrario, si le crees, serías capaz de cavar por semanas. Siempre y cuando tengas la certeza de que todo ese revoltijo de tierra eventualmente resultará en diamantes, seguirás cavando.

Este soy yo y el pick-up. Yo tengo por seguro que es una mina. Solo tengo que seguir cavando.

[Actualización: He dejado este post igual a como está originalmente escrito porque captura el tipo de ira y amargura que estuve acumulando cuando apenas entré en el Game. Aun hoy sigo viendo el mismo proceso, todo el tiempo, con los estudiantes –el comienzo lleno de ira, enojo frustración que gradualmente se va suavizando a medida que van haciendo progreso en su juego interno y comienzan a obtener buenas respuestas de buenas mujeres. K]

Advertisements

Leave a comment

Filed under Amatoria, Rosetta

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s