Anuncio de Interés Público: virgen-desesperado-parlanchín de 20 años suelto y sin dirección

En diciembre 27 un primo se vino a mi casa a pasar las vacaciones, pero todavía sigue aquí y no sabemos que hacer con él.

Él ya había venido hace dos años pero en aquella vez tuvimos la mala experiencia de que hablaba y hablaba hasta por los codos e incluso cuando estaba solo; se quedaba en mi alcoba con mi computador autocomplaciéndose; daño mis dos computadores y el Ipod de mi hermana en esa oportunidad…

Quise darle una segunda oportunidad y a pesar de sus antecedentes lo volví a invitar puede que también guiado por la lástima de leer los mensajes que él me mandaba desde su pueblo diciéndome lo aburrido que estaba por allá, haciendo nada todos los días y siendo tildado de “Loco”, “Raro” y Perdedor hasta por su madre (parientes de mierda).

Esta vez él ha moderado ciertos comportamientos que resultan incómodos, repelentes o “antiseductores”, pero todavía no se modera. Se escuda en un supuesto DDA (Desorden de Déficit de Atención) y en una supuesta Hiperactividad para comportarse como se comporta: Habla mucho y no sabe cuando detenerse ni siquiera cuando está solo; no se concentra en una sola actividad, se aburre fácilmente; se las da de chistoso y cuenta chistes que no hacen reír a nadie, algunas personas solo se ríen por pena ajena; es perezoso y se pasa todo el día haciendo nada; es muy torpe y de movimientos bruscos y descuidados; es muy “CHODE”/Needy y repele a las minitas que le presento; se queja de todo todo todo, se la pasa criticando todo desde su tierra hasta contra la falta de oportunidades que lo tienen en su “situación”, critica a los “mamertos” pero él es uno de ellos, se queja de muchas cosas de su vida pero cuando se le da la oportunidad de cambiarlas, se sigue comportando igual (ejemplo: se queja de que su mamá no le paga los estudios y de que no ha hecho nada en sus 20 años de vida pero él se ha quedado todo los días por dos años en su casa viendo televisión).

En un comienzo lo aprecié –ya que fui yo quien lo invitó a venir– pero parece que le he cogido un profundo fastidio o desprecio que hasta me hace no querer mirarlo a los ojos. (Mi mamá y mi hermana tampoco lo miran a los ojos cuando habla, porque dicen sentir algo “raro”, como que sus ojos miran “raro” o que tiene una “energía repelente”). También en su presencia me siento más cansado de lo normal, especialmente cuando él empieza a hablar y hablar pero no se da cuenta que no es el momento o que no estoy interesado en seguir la conversación.

En un momento en el pasado recuerdo que él me envió un mensaje a través de Facebook diciéndome que estaba aburrido de todo, que no sabía qué hacer cun su vida, que se sentía solo, sin novia, que era virgen, que había perdido el tiempo y que nadie lo comprendía… Se quería suicidar, pero yo le dije que no lo hiciera, le dí algunas recomendaciones y le cité algunos artículos del Blog de Naxos.

Hoy, día en el que él está durmiendo en mi casa, haciendo nada desde cuando se levanta hasta cuando se acuesta, listo para volver pronto a su pueblo, e igual de perdido como cuando me envió ese mensaje…

Advertisements

Leave a comment

Filed under Próxima Parada, Verba

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s