Monthly Archives: October 2011

Sandra, un Bus, la Vida, los Sueños

Nos miramos a los ojos por más de tres segundos. Yo no pensaba en nada, pero sus ojos me decían que ella estaba pensando en muchas cosas mientras me miraba. Ella es una de esas negras hermosas que tú ves y piensas que se dedican a las artes plásticas y a las artes amatorias.

Ella llevaba un pendiente artesanal colgando de su oreja derecha, era especialmente largo. Su cabello era ondulado, casi como si tuviera un afro pequeño. Sus labios me decían que son de la región del pacífico colombiano, y su acento me dijo que es del Valle del Cauca.

Luego de mirarnos ella pagó su pasaje y se movió a un puesto que estaba justo al otro lado del estrecho corredor del bus. Yo miré el puesto que estaba desocupado justo al lado de ella. Dudé. Mi corazón se aceleró. Pero finalmente.

¿Me puedo sentar? –yo sabía que era una pregunta a la que ella no se podía negar.

Sí –me respondió de manera especialmente amable- dale.

Ella me saludó de forma amigable y sorprendida. Yo la saludé y le dije que iba aburrido y que quería hablar con ella. Empezamos a hablar.

No me acuerdo precisamente de las palabras, pero sin ser una entrevista ella me contó que estudió 6 semestres de trabajo social en una prestigiosa universidad para luego probar algo nuevo: Cine y Televisión. Me interesé en qué estaba haciendo en el Bus y ella me dijo que vive de vacaciones constantemente. Eso me gusta mucho de los artistas que conozco. Las personas que aman el arte viven de una manera especialmente libre en la que los únicos horarios que cumplen son los de su inspiración. Concluimos que el ego es lo peor, en cambio, “cuando nos liberamos de toda preocupación en cuanto a los resultados” vivimos como queremos vivir.

Hablamos de la vida. Ella en lo que me dijo tiene toda la razón: uno no debe hacer lo que otros quieren que hagamos. Cuando vivimos tratando de agradar a los demás, vivimos una vida infeliz. Ella me dijo que le había gustado mucho la forma en la que me le acerqué a hablarle y me dijo que ella a veces es así pero muchas veces se arrepiente de no hacer lo que quiere, de no atreverse.

Ella me contó que acababa de despedirse de un Francés, su francés, a quien tal vez no vuelva a ver. Su romance se acabó. Hablamos de los hábitos de higiene franceses y ella me contó que su ex francés pensaba que los colombianos somos sucios. Unos piensan que los otros son sucios. Tal vez en Colombia nos bañamos tanto porque tenemos que quitarnos mucho lo sucio, mientras que ellos solo tienen que hacerlo una vez a la semana. A Sandra le gustó mi conclusión.

Entonces ¿qué te parecería empezar un nuevo romance con alguien que conociste en un bus? –le insinué de manera muy directa.

Sandra miró para otro lado. Y aunque ya supiera mi nombre me lo volvió a preguntar: “¿Cómo te llamas?”. Me preguntó mi edad. A sus 25 años, consideró la idea de tener un romance con Leónidas, el chico de 19 años que le habló en el bus.

Yo no estoy buscando un novio en estos momentos –respondió luego de considerar mi propuesta.

Yo no quiero ser tu novio, quiero que tengamos un romance pasajero –mientras se lo dije sus labios me sonrieron e inmediatamente supe en lo que estaba pensando.

Como ya llegaba mi parada le dije, “Ya tengo que bajarme, dime si quieres volverme a ver para tener un romance pasajero”.

Dame tu teléfono –me dijo ella.

-3-1-3… ¿tienes como anotar?

-No tengo.

-Entonces dame tu teléfono.

-No tengo, no me gustan los celulares.

-Vea pues. A mí tampoco me gustan pero lo tengo. Me imagino que tampoco tienes Facebook. Está bien.

-Dejemos que el destino sea el que diga si nos volvemos a ver.

-Ok. Chao Sandra que te vaya muy bien.

-Chao. Me encantó conocerte. Sigue siendo así de atrevido por las cosas que quieres-me dijo en voz alta mientras toda la escena era presenciada por los demás pasajeros.

-Ok!

Leave a comment

Filed under Próxima Parada, Verba

Power, Seduction and War

Recomiendo el blog de Robert Greene, Power, Seduction & War.

En él se pueden encontrar artículos del autor de “Las 48 Leyes del Poder”, “El Arte de la Seducción”, “Las 33 Estrategias de la Guerra”, y su último libro al lado de 50 Cent, “La 50ª Ley”.

Las entradas que han influido más en mí son:

Leave a comment

Filed under Próxima Parada, Proverbia, Verba

Cara de “¿Y eso es todo?”

Sí, cara de “y eso es todo?”. Esa carita que muchos de ustedes cuando estaban empezando recibieron, y que yo recibo ahora.

“¿Y eso es todo?” es lo que nos dice esa carita cuando luego haber hecho algo muy atrevido dejas las cosas así.

Esta cara me ha pasado cuando encaro a una minita y le digo lo linda que me pareció y lo mucho que quiero divertirme con ella, pero luego de hacer eso pienso “Qué mierda acabo de decir, mejor me voy antes de seguirla cagando”.

También he tenido esta cara cuando estamos hablando con una minita que me sonríe, me mira a los labios, me toca, me hace preguntas, me piropea etc = es mía pero cuando por cosas del destino tenemos que dividirnos caminos y es cuando yo le digo: “Fue un placer conocerte, chao” y ella con su cara me dice: “¿What? Todo esto para ni siquiera pedirme el teléfono?”.

No sé qué pasa… Todo va perfecto: el viento sobre nuestras caras, sonrisa va sonrisa viene, miradas fijas que preguntan “¿Por qué me miras así de lindo?”, tocadas de mano, silencios no incómodos, y otras pendejadas de película romanticona… Pero de repente suena el disco rayado y el momento se daña y nos deja preguntándonos: ¿Qué pasa?

1 Comment

Filed under Próxima Parada, Verba