La Historia Oficial: Preguntas sobre el pasado de un pueblo

Título Original: La Historia Oficial

Duración: 112’

País: Argentina (1985)

Director: Luis Puenzo

Reparto: Norma Aleandro, Hector Alterio, Chela Ruiz, Chunchuna Villafañe, Hugo Arana, Patricio Contreras, Guillermo Battaglia, Leal Rey.

Premios: Oscar y Golden Globe a la mejor película extranjera en 1986.

¿Qué pasaría si un día empezáramos a ver nuestro pasado y el de nuestra sociedad desde otros ojos? ¿Qué pasaría si nos diéramos cuenta que lo que creemos es la realidad y solo es una versión de los hechos y la otra versión no ha podido ser contada ni escrita porque no es la historia de los “ganadores” —porque no es la historia oficial—?

Esto es lo que le sucedió a Alicia, el personaje principal de Historia Oficial, film argentino de 1985 dirigido por Luis Puenzo. Ella era profesora de Historia de Argentina en un colegio de Buenos Aires en 1983, mientras que la dictadura militar argentina llegaba a su fin y la guerra de las Malvinas acababa de concluir el año anterior. Alicia en la clase que impartía evaluaba a sus estudiantes por el conocimiento que tuvieran de la historia de Argentina, pero ese conocimiento tenía que estar basado en libros para que ella le diera una buena calificación. Costa —un joven crítico de la historia inconforme con la mala nota que le puso su profesora [Alicia] porque según ella, su trabajo se alejaba de lo que decían los libros de historia y no probaba lo que escribía— protesta diciendo: “[…] No hay pruebas porque [la historia] la escriben los asesinos”.

¿Cuáles asesinos? Alicia empezará a indagar la respuesta después de oír las palabras de Ana —una vieja amiga quien regresa de Venezuela luego de una década— que le contaron las torturas que recibió ella y muchas otras mujeres, muchas de ellas embarazadas, quienes eran “despojadas de sus hijos, de los cuales ,en muchos casos ,se apropiaban los secuestradores” (Romero 288). Estos secuestradores no figuraban en la historia que Alicia creía conocer pero que ignoraba, porque como la historia la escriben ellos —“los asesinos”— y era una historia que pretendían mantener oculta para no comprometerse y “lavar su imagen” quedando como los Reorganizadores de la Nación[1] quienes lograron “eliminar el problema de raíz” (Romero 283).

A medida que Alicia empieza a indagarse, va cuestionando también a Roberto, su esposo, sobre la procedencia de su hija Gaby. En esta búsqueda, Alicia conoce a Sara Reballo, una madre que perdió a su yerno, a su hija y al bebé que llevaba en su vientre, una madre que pertenece a las Madres de Plaza de Mayo, “un poderoso movimiento cultural” (Robben 45) que por “(l)a ‘angustiada búsqueda de sus relativos’ se convirtió en un aspecto supremo de la oposición política” (45). Y en esa búsqueda toda la historia que Alicia creía ser real, además de ser la versión “oficial”, era la versión escrita por los “asesinos”. “El trauma masivo de la guerra sucia ha minado la confianza del pueblo en las autoridades del Estado, en sus semejantes, y tal vez en sí mismos” (Robben 97). Alicia ya no sabía en qué creer, ya no creía en sí misma ni en su esposo ni en las autoridades del Estado porque sabía que Gaby no era su hija, sino era hija de una desaparecida que podía ser la hija de Sara.

El mayor logro de Historia Oficial, es que es un film que se atrevió a hablar en un momento en el que paradójicamente la historia oficial[2] prefería callar —y acallar las versiones no oficiales de lo sucedido—. Se convierte en una voz que se pregunta que pasó y no acepta la versión oficial porque quiere saber más —tal como el personaje de Alicia hizo— cuestionando al auditorio, sea de Argentina, de Colombia o de cualquier país, sobre lo que se sostiene como la verdad y lo que a veces se olvida[3] respecto de nuestro pasado, un “[…] pasado traumático que[4] amenaza con convertirse en ‘indigerible’ mientras que las lamentaciones continúan siendo debilitadas porque una sociedad que no asume la responsabilidad por sus muertos, no puede nunca creer en los vivientes” (Robben 97).

OBRAS CITADAS

  • Anderson, Benedict. Comunidades Imaginadas: Reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo. México: FCE, 2005.
  • La Historia Oficial. Dir. Luis Puenzo. Actores Norma Aleandro, Hector Alterio, Chela Ruiz, Chunchuna Villafañe, Hugo Arana, Patricio Contreras, Guillermo Battaglia, Leal Rey. DVD. 1985.
  • Robben, Antonius C.G. M. y Suárez-Orozco, Marcelo M. Cultures under Siege: Collective Violence and Trauma. Cambridge : Cambridge University Press, 2000.
  • Robben, Antonius C.G. M. Political Violence and trauma in Argentina. Philadelphia : University of Pennsylvania Press, 2005. (Este libro no está citado directamente en el trabajo pero lo utilicé para obtener un conocimiento más profundo de la historia de Argentina)
  • Romero, Luis Alberto. Breve Historia Contemporánea de la Argentina. Buenos Aires : FCE, 2000.

[1] Con “Reorganizadores de la Nación” me estoy refiriendo a la Junta de Comandantes en Jefe, integrada por el general Jorge Rafael Videla, el almirante Emilio Eduardo Massera y el brigadier Orlando Ramón Agosti, que desde su posesión el 24 de marzo de 1976, se hizo cargo del poder, dictó los instrumentos legales del llamado Proceso de Reorganización Nacional y designó presidente al general Videla (Romero 283).

[2] “Válgase la redundancia”.

[3] Cabe recordar la frase de Renan citada por Benedict Anderson: “Olvidar Recordando”.

[4] Negritas son mías.

Advertisements

Leave a comment

Filed under Films, Próxima Parada, Verba

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s