La Prospectiva Tecnológica y el Materialismo Histórico Marxista: Pequeña introducción al escenario actual

Nota. No soy Marxista, ni izquierdoso, y mucho menos de la guerrilla.

La Prospectiva[1] Tecnológica consiste en el diseño de escenarios futuros y con base en ellos, tomar decisiones e influir en una decisión que busque la consecución del objetivo que encierra y por el que propende. A Gaston Berger, filósofo francés, se le atribuye la definición más aceptada: “ciencia que estudia el futuro para comprenderlo y poder influir en él” (UNAD, 2007). La prospectiva en definitiva, sería esa función natural de la razón humana de imaginar cómo quiere que sea su futuro para, con el fin de acercarse a esa proyección, actuar en el presente.

Por otro lado, la forma de estudio que Karl Marx nos deja finalmente de la historia, y de las ciencias sociales en general, se basa más bien en “desfetichizar”[2] y entender el proceso real de producción de la vida material e inmediata (Marx & Engels, 1845).

Los anteriores serían dos párrafos sueltos y sin ninguna relación entre sí a menos de que nos preguntemos acaso si hay una relación entre el Materialismo Histórico y la Prospectiva Tecnológica. Sí, la hay…

La Prospectiva Tecnológica dejaría de ser solo una función natural de la mente humana a condición de transformarse en una disciplina[3] en la que “como conjunto ecléctico de métodos que trasciende a otras disciplinas (ciencias sociales, economía, sociología, ciencia política y otros campos de investigación: ciencia & tecnología) con el fin de diseñar escenarios que muestren futuros probables en los cuales “observar el mundo no sólo como es, sino como podría ser; identificar posibilidades y ofrecerlas a la atención de la gente” (Bas, 2004).

Algunos ejemplos de escenarios de futuros probables –diseñados haciendo uso del método prospectivo- se encuentran dispersos no sólo en la planificación de proyectos de urbanización o de inversión en nuevas tecnologías, sino también en la cultura y en sus manifestaciones como por ejemplo la Ciencia Ficción literaria y cinematográfica, el Futurismo en el arte de comienzos del siglo XX, la Utopía y la Antiutopía en la literatura y hasta el diseño de posibles escenarios apocalípticos; entre otras manifestaciones en las que el protagonista es un futuro por el que hay que trabajar para alcanzar o, en su defecto, para prevenir y evitar.

Ahora veamos que la prospectiva[4] no se diferencia mucho de la teoría marxista, al menos en sus objetivos principales: “(…) mantener y/o mejorar la libertad y el bienestar del género humano, así como las capacidades de sostenimiento vital del planeta Tierra. [Los Futuristas] Hablan sobre los intereses de las generaciones futuras, aquellas que todavía no tienen voz. Trabajan para lograr esos objetivos a través del pensamiento prospectivo y visionario, la investigación sobre el futuro y la educación, el discurso crítico y la acción social” (Bais, 2004).

Por la misma línea, el marxismo se plantea varios objetivos, entre ellos el más importante, “desfetichizar” el proceso real de la producción material y entender las relaciones que influyen en la determinación de las relaciones sociales, en la historia; en la producción del capital material y del capital ideológico (conciencia), en su intercambio y en su consumo. Todo esto con el fin último de impulsar la movilización ideológica y revolucionaria de la clase proletaria para conseguir la “satisfacción de sus anhelos más profundos y fundamentales”.

En un comienzo relacionar los objetivos de Marx y proponer que Marx hizo uso de una especie de “Prospectiva” para diseñar esos futuros posibles puede sonar descabellado porque Marx utiliza un método que se conoce como “Materialismo Histórico” que se fija más en las relaciones particulares de la producción de la vida material inmediata de los hombres y no tanto en la “filosofía idealista” y en las nubes, como critica en La Ideología Alemana, pendiente más en observar el cómo debe ser el mundo que en verlo – con base en sus relaciones hombre –naturaleza – como es.

Pero en realidad no es así. La Prospectiva Tecnológica y Marx no son incompatibles. Marx manejó en sus escritos lo que hoy puede ser considerado un método propio de la Prospectiva como cuando, a modo profético en El Manifiesto Comunista (1848), sentenció que se desataría la ‘epidemia de la superproducción’ porque la sociedad alcanzaría tal nivel de desarrollo de sus mecanismos y fuerzas de producción y de su civilización, excediéndose y conllevando lo que para sobrellevar esta crisis, la burguesía tendría que estar “fomentando otras peores”. Lamentablemente este escenario futuro “profetizado” por Marx no se pudo apaciguar más en ese oscuro 1929[5].

“Otros propósitos de la prospectiva incluyen interpretar el pasado y orientar el presente” (Bais, 2004). En esto podría decirse también que Marx hizo el trabajo que hoy hacen aquellos especializados en la Prospectiva cuando luego de todo su análisis de la historia humana hasta el S.XIX concluyó que la historia universal del hombre es un “hecho perfectamente material y empíricamente comprobable” (Marx & Engels, 1845) en las transformaciones constantes de las relaciones de producción y de la división del trabajo, para la satisfacción de las cambiantes necesidades humanas.

Ese Marx que analizó la historia y desenmascaró todas esas relaciones concretas que influyen en la transformación constante de las sociedades sigue vigente hoy porque, de su análisis de la historia de las relaciones de producción, a manera de “profeta” logró “predecir” o prospectar[6]ese escenario, ese “futuro posible” que es hoy el mundo en el que vivimos: Las crisis comerciales,  ‘la epidemia de la superproducción’ y la ‘barbarie momentánea’ (Marx & Engels, 1848).

‘La Prospectiva de Marx’ no se queda solo en esa visión “profética” y un tanto apocalíptica del escenario mundialmente capitalista presente sino también en que todos sus análisis pueden considerarse como una disciplina propia para movilizar al hombre a trabajar por lograr un fin último, una última “prospectiva”, al considerar que: “(…) la evolución de las sociedades humanas no era infinita sino que terminaría “cuando la humanidad hubiera alcanzado una forma de sociedad que satisficiera sus anhelos más profundos y fundamentales”[7] (Arizala, 2001).

Obras citadas.

Marx, K & Engels, F. (1845). La Ideología Alemana.

Marx, K & Engels, F. (1848). El Manifiesto Comunista

Bas, E. (2004). Prospectiva. ¿Cómo usar el pensamiento sobre el futuro? Barcelona: Ariel.

Arizala, J. (2010, 6 al 19 de septiembre). ¿Y el fin de la Historia? Ámbito Jurídico, pp. 24.

Savater, F. (2007). Diccionario Filosófico. Barcelona: Ariel.

Facultad de Ciencias Administrativas UNAD. (2007). Módulo de Prospectiva Tecnológica (archivo PDF). Bogotá: UNAD.


[1] Prospectivo, va: (Del lat. prospicere, mirar). adj. Que se refiere al futuro. || 2. f. Conjunto de análisis y estudios realizados con el fin de explorar o de predecir el futuro, en una determinada materia.

[2] Puede reemplazarse por alguna de las siguientes palabras: “Analizar”, “Desenmascarar”, “Ilustrar”, “Explicar”, “Desmitificar”. Se ha elegido el uso de la palabra “desfetichizar” que es lo que hace Marx al exponer los verdaderos procesos y relaciones que existen antes y detrás de la producción.

[3] “La prospectiva tiene, ahora mismo, algunos de los perfiles que definen y caracterizan a una disciplina. Tiene sus propias publicaciones, organizaciones, teorías y metodologías” (Bas, 2004).

[4] O “Futurismo” como también se le llama casi indistintamente.

[5] Fecha de la “Gran Depresión Económica” en USA.

[6] Prospectar: (Del ingl. to prospect, este de prospect, terreno apropiado para un yacimiento mineral, y este del lat. prospectus, part. pas. de prospicĕre, mirar, examinar). tr. Realizar prospecciones en un terreno, explorar sus yacimientos minerales.

[7] El texto entre comillas es de José Arizala, columnista de Ámbito Jurídico, citando las palabras de Francis Fukuyama, autor del libro El fin de la Historia y el último hombre quien asistió a la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano el jueves 19 de agosto de 2010.

Advertisements

Leave a comment

Filed under Próxima Parada, Verba

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s