Hilos de Ariadna, Migas de Pan y Píldoras Rojas

En nuestras vidas, todos estamos buscando algo. Nos encontramos perdidos en el Laberinto del Minotauro buscando una salida; en el bosque viendo cuál camino elegimos; buscando la forma de escapar al mundo real.

De repente encontramos un hilo dejado por una doncella que nos ayudará a encontrar la salida del laberinto; un camino de migas de pan que nos lleve de regreso a casa; un extraño con gafas oscuras y gabardina negra que nos ofrece unas píldora roja para salir de la Matrix.

¿Confío en el hilo dejado por Ariadna? ¿Confío que las migas de pan no son una trampa para terminar en el caldero de la Bruja? ¿Confío en que la píldora roja no es burundanga? ¿En qué confío yo?

No es tan fácil. No basta con elegir un hilo dejado por una cualquiera o una extraña píldora ofrecida por un extraño. Tenemos que confiar en que la elección que hagamos sea la mejor y no dé lugar a consecuencias indeseables.

Podemos confiar en nuestra educación para de acuerdo a ella llevar nuestras vidas. Pero no toda educación es la mejor, porque muchas veces nuestros maestros no saben siquiera qué es lo mejor y transmiten su falta de dirección a sus estudiantes. Otras veces, con las mejores intenciones se nos enseña cosas que no nos van a servir para nuestras vidas, sino solo para la escuela. Y muy a menudo, la Educación nos hace incapaces de pensar por nosotros mismos, convirtiéndose esta en adoctrinamiento.

Podemos confiar en lo que aparece en la Televisión y en el Internet. Miles de canales y miles de páginas de Internet saben qué es lo mejor para todos y podemos seguir nuestras vidas de acuerdo con lo que encontramos en un canal o en un blog. Pero el problema está en que hay miles de canales y miles de páginas web diciéndonos lo mismo: “Lo que aparece aquí es la única verdad”.

Podemos confiar en un culto religioso, en cualquiera de los muchos que hay. Podemos ir cada tanto a buscar un poco de redención entregada por una empresa que vende el mensaje de un ser o seres omnipotentes que no tienen el poder de darnos su mensaje sin intermediarios.

Podemos confiar en lo que dicen las leyes y las normas de la comunidad. No pueden ser tan malas después de todo, porque se supone que todos viven sus vidas de acuerdo a ellas. El Argumento Ad Populum es atractivo porque nos libra del peso de pensar por nosotros mismos respecto de qué elegir para nuestras vidas ya que tenemos soluciones establecidas y reforzadas por el Estado. Pero esto no siempre es lo mejor porque el Estado está compuesto de personas imperfectas como uno y proclives a cometer errores y horrores en nombre de las mayorías.

A lo largo de nuestra existencia buscamos constantemente algo que algunos llaman la verdad, otros la felicidad, otros a Dios, otros el placer, otros la riqueza, otros el ‘mayor bien para el mayor número’, otros la justicia, etc. Sea lo que sea que estamos buscando, para ello necesitamos de una especie de ‘guía’ para llevar nuestras vidas, un manual de instrucciones que buscamos sea el más adecuado. Un manual que llamamos “Ética”.

La ética de cada uno es parte importante de nuestras filosofías de vida y forjada bajo el razonamiento propio de los individuos, como dijo Kant. Sin embargo, ésta se ha visto reforzada y en muchos casos reemplazada por otros valores externos a cada individuo, quitándole su facultad de autodeterminarse.

A pesar de esto, no debemos descartar enteramente las influencias externas que recibamos de nuestra educación, de nuestra comunidad, del Estado, etc. No podemos aislarnos y cerrarnos al mundo y decir que nada importa y que todo lo de afuera es mentira, porque no vivimos aislados, somos ‘Zoones Politikones’ que viven en una sociedad interactuando con otros y por esto, nuestra individualidad y nuestra propia ética aunque nos pertenezca y haga parte de cada uno de nosotros como individuos, no puede dejar de considerar lo externo a nosotros mismos.

En conclusión, la búsqueda de nuestra propia ética que guíe nuestras vidas es algo que debe ser hecho por cada individuo desde su yo interior haciendo uso de su razón, en su autonomía y libre de cualquier coacción externa. Es un camino difícil, el más largo jamás recorrido. Tal vez nos caigamos muchas veces o avancemos rápido, tal vez lleguemos lejos o retrocedamos, pero a la larga, este camino es el más satisfactorio de todos.

2 Comments

Filed under Próxima Parada, Verba

2 responses to “Hilos de Ariadna, Migas de Pan y Píldoras Rojas

  1. This is a message to the admin. I came to your “Hilos de Ariadna, Migas de Pan y Píldoras Rojas | Transmillenium” page via Google but it was hard to find as you were not on the front page of search results. This means you are missing out on a ton of website traffic from the search engines. I have found a website which offers to dramatically increase your rankings and traffic to your site: http://www.linklegends.com/7-day-free-trial. They managed to get close to 1000 visitors/day using their services, you could also get lot more targeted traffic from search engines than you have now. I used their services and got significantly more visitors to my website. Hope this helps🙂 Take care.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s