¿Por qué no me vi los Juegos Olímpicos de Londres 2012?: Hipocresía Nacionalista, Racismo y Sexismo

Hace ya algunas semanas en que los Juegos Olímpicos finalizaron. Al parecer la participación de los atletas colombianos fue representativa en varias “preseas” (como odio esa palabra, presea, me recuerda a una canción de Daddy Yankee). Pero aunque me gusten los deportes, no encontré llamativa esta versión.

Además ¿Qué se espera uno de unos juegos con este logo? Por mí estaría bien un deporte Olímpico como este, yo ahí me podría ganar una presea.

Estos Juegos Olímpicos como las versiones anteriores no me han atraído, porque simplemente tengo mejores cosas que hacer, de hecho tengo una vida por vivir en lugar de estar pegado todo un día esperando las “capsulitas” del Canal Caracol en las que se muestran los logros personales de los deportistas pretendiendo hacernos sentir “orgullosos” como colombianos de sus logros. No me creo ese pseudo-nacionalismo que pretende hacernos sentir unificados como nación por los éxitos de unos atletas que estuvieron solos durante su proceso.

Colombia no se levantó con ellos temprano todos los días para entrenar antes de trabajar en extenuantes y  trabajos mal pagos. Colombia no estuvo ahí cuando se preparaban para las eliminatorias de los juegos. Colombia no estuvo ahí cuando ganaron sus primeras medallas. Colombia solo estuvo ahí y solo vino a reconocerlos cuando fueron a Londres 2012 y gracias a su esfuerzo y dedicación ganaron.

Por otro lado, vi que estos juegos estaban plagados de una narrativa muy parecida a la de los juegos de 1936 en la que la libertad de expresión se veía coartada por la ideología dominante.

En estos juegos, sorprende mucho la descalificación de Voula Papachristou por un trino “racista”: “¡Con tantos africanos en Grecia, al menos los mosquitos del Nilo Occidental van a poder comer comida hecha en casa!” (With so many Africans in Greece… At least the mosquitoes of West Nile .. will eat home made food!).  Ella no estaba pidiendo por la exterminación de los negros, ella estaba contando un chiste. Un chiste que le costó muy caro en el actual clima de excesiva criminalización de la libertad de expresión y en la que toda afirmación que no enaltezca a un grupo, es considerado un “Crimen de Odio”.

Ella podría haber participado en mis “Juegos”…

Yo creía que los deportistas iban a los Olímpicos a participar, no a ser expulsados por sus posturas políticas o sus opiniones personales. Nadie vino a ver cómo los participantes piensan, sino como se desempeñan deportivamente. ¿No se dice que los Juegos Olímpicos celebran la “diversidad” y el “multiculturalismo”? ¿Entonces cuando alguien tiene un pensamiento diverso, por qué se le saca por la puerta de atrás sin siquiera dejarle competir?

Otra cosa que no me gustó es la discriminación que se llevó a cabo en contra de los “no afro” en los juegos. La mayoría de los ganadores en las pruebas de atletismo, como los 100 metros o la de salto de longitud en la que la negra Ibargüen ganó Plata, son personas de raza de “color”. La mitad de los ganadores de medallas “para Colombia”, son afro: Catherine Ibargüen, Plata en Salto Triple; Jackeline Rentería, Bronce en Lucha; Yuri Alvear, Bronce en Judo; y, Oscar Figueoa, Plata en Halterofilia. Esto se debe principalmente a que son personas “privilegiadas” por el color de su piel y que llegaron allá a punta de discriminación en contra de los que no son como ellos. Por esto, deben llevarse a cabo políticas que promuevan la “igualdad”, la “diversidad”, el “multiculturalismo” y una  “justa representación” y mayor “inclusión” de los “no-negros” en el Podio.

De esta imagen, cuatro ganaron sus medallas gracias a los “privilegios de raza”.

El párrafo anterior es pura carreta. Los ganadores de medallas, sean o no afro, lo hicieron gracias a sus méritos y su esfuerzo, no debido a ningún tipo de discriminación. Sin embargo, cuando quienes ganan son en su mayoría “no negros”, la sociedad empieza a buscar excusas y a ver discriminación y racismo por todos lados. Y por eso se empiezan a promover cuotas para promover su inclusión, acabar con la “homogeneidad” y propender por la “igualdad”.

Hablando de igualdad, creo que si se hubiera querido realmente la “igualdad”, en este caso, la “igualdad” entre los sexos (no de género porque el género no existe, sino que es un ‘constructo lingüístico’ utilizado por los feministas para hacernos creer que las diferencias sexuales son producto de la sociedad “patriarcal” y no de la biología), lo que se debería de haber hecho para asegurar una verdadera “igualdad” era no segregar las habitaciones de los deportistas, sino también hacer que en las competencias no hubiera una división Hombres y Mujeres y permitir que todos participaran con base en las mismas pruebas y con base en los mismos estándares de calificación. Si hubiera sido de esa manera, las únicas preseas que habrían ganado las mujeres habrían sido en los deportes de: Oro al mejor Desnudo, Oro al Mejor Desempeño bajo las Sábanas, Oro al Mejor Video Chica con Chica…

Si hubieran sido así de inclusivos y en los que los deportistas compitieran bajo las mismas condiciones sin tener en cuenta su sexo (no “género”) en todas las disciplinas, con excepción de esas en las que las mujeres participan exclusivamente (nado sincronizado y gimnasia rítmica)  pero no se permite que haya disciplinas exclusivamente masculinas, no habríamos visto a ninguna mujer en el podio más que limpiándolo del sudor de los verdaderos deportistas. ¿Quién marcó el Record Olímpico los 100 Metro Planos? Un Hombre negro ¿En lanzamiento de jabalina? ¿Ciclismo? ¿Tiro? ¿Halterofilia? ¿Natación? … Los records de los hombres superan siempre los de las mujeres, y no creo que sea debido al “malvado patriarcado”.

Aún así, las mujeres que ganaron en los deportes Olímpicos, lo hicieron con su esfuerzo y sus méritos, pero en detrimento de su apariencia femenina. ¿Será que para ganar en los Olímpicos, las mujeres deportistas tienen que tener cuerpos masculinos?

¿Hombre o mujer?

Esto no se puede decircomo lo hizo un columnista turco, porque sería admitir que hombres y mujeres no tienen las mismas capacidades físicas, sino que cada uno tiene ventajas y desventajas inherentes a su sexo (no “género”) y que la única forma para una mujer a entrar a competir físicamente con el mismo desempeño de un hombre es negando su naturaleza femenina y convirtiéndose en un híbrido andrógino con hombros anchos, pecho plano y caderas inexistentes.

Si hubiéramos visto menos de esto…

Un auténtico feminista: fuerte e independiente. ¡La depilación es ooooopresión!

Y más de esto, los Olímpicos habrían sido más interesantes.

Advertisements

2 Comments

Filed under Próxima Parada, Verba

2 responses to “¿Por qué no me vi los Juegos Olímpicos de Londres 2012?: Hipocresía Nacionalista, Racismo y Sexismo

  1. Pingback: La Religión de nuestra época | Transmillennium

  2. Pingback: Le racisme antiraciste ou l’antiracisme raciste? | Transmillennium

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s