El Amor es la Trinidad: Análisis del Canto V del Inferno de Dante

The Circle of the Lustful by William Blake (1757–1827)

The Circle of the Lustful by William Blake (1757–1827)

Luego de pasar el Limbo –el Primer Círculo donde se encuentran las almas pueriles o de los grandes héroes, poetas y filósofos paganos que, a excepción de los personajes del Antiguo Testamento, no pueden ascender al Paraíso por nunca haber sido bautizados–, Dante y Virgilio descienden al Segundo Círculo del Infierno (Canto V), donde a su entrada encontraron a Minos, el mítico rey de Creta convertido literariamente en el mitológico Juez del Infierno, que con los giros de su cola sentencia el círculo que deberán ocupar las almas que se presentan ante su juicio. Este Juez, gracias a que Virgilio lo dejó en su sitio con palabras que recuerdan la victoria de Dios sobre Dite, permitió la entrada a Dante al Círculo donde los “lujuriosos libertinos”, como Dido, Cleopatra, Paris, Aquiles, Helena, Semiramis y Tristán, son sometidos a sufrir por un torbellino que los sacude de la misma manera en que en “vida” se dejaron llevar por sus pasiones.

Francesca Da Rimini and Paolo Malatesta, C.1890

Francesca Da Rimini and Paolo Malatesta, C.1890

Entre estas almas sacudidas por la “tromba infernal”, Dante y Virgilio hablaron a dos almas (Inf. 5.73-142) que pasaban y quienes les contaron a los poetas (Infierno V. 102-108):

Amor, ch’al cor gentil ratto s’apprende,

prese costui de la bella persona

che mi fu tolta; e ‘l modo ancor m’offende. 102

Amor, ch’a nullo amato amar perdona,

mi prese del costui piacer sì forte,

che, come vedi, ancor non m’abbandona. 105

Amor condusse noi ad una morte.

Caina attende chi a vita ci spense”.

Queste parole da lor ci fuor porte. 108

Alighieri, Divina Commedia, Inferno. V. 102-108

Amor, que pronto en almas nobles prende, prendió en éste a favor de mi persona,

Arrancada de un modo que aún me ofende.102

Amor, que a nadie amado amar perdona,

Prendió por éste en mí placer tan fuerte

Que aún, como tú ves, no me abandona.105

Amor nos dirigió a la misma muerte:

A aquel que nos la dio los cainitas

en su recinto aguardan”. De esta suerte 108

 

Alighieri, Divina Comedia, Infierno. V. 102-108

Gracias a las interpretaciones ofrecidas del Canto V por parte de la Profesora Carolina Sanín y en las notas al pie del traductor Abilio Echeverría, el lector se entera que estas dos “sombras” fueron en la historia Francesca de Rímini y Paolo Malatesta, amantes y cuñados muertos a manos de Giovanni Malatesta, esposo de esta y hermanos del segundo, y condenados literariamente por Dante al Segundo Círculo en castigo a la lujuria de besarse inspirados por la lectura de la aventura del “gentil Lanzarote” en el libro del Galeoto (Inf. V 127-139).

 Francesca da Rimini and Paolo Malatesta by Hermann Lismann (1878-1943)

Francesca da Rimini and Paolo Malatesta by Hermann Lismann (1878-1943)

Sin embargo, los tercetos arriba citados encierran significados alegóricos que requieren de una segunda lectura más allá de lo discutido en clase o de las glosas del traductor. Llama la atención, especialmente, la repetición anafórica de la palabra “Amor”, con A mayúscula, al comienzo de cada terzina en que Francesca vierte sus lamentos a los poetas.

Le Baiser (Rodin)

Le Baiser (Rodin)

El primero de los significados que se encierra en el uso anafórico de “Amor, Amor, Amor” es el de Amor, no solo como “dulce deseo y pensamiento” (Inf. V. 113), sino como un ser divino que en “almas nobles prende” (Inf. V. 100) en alusión a un dios o a El Dios, con “D” mayúscula que posee sus almas y que hace que pierdan su libre albedrío, que es la “innata virtud” que posteriormente Virgilio enseña a Dante en el Purgatorio es la virtud que diferencia al “buen amor del mal amor” (Purg. XVIII, 1-75). En La Vida Nueva, obra anterior al Infierno, Dante invoca también a Amor como ese “espíritu natural” que lo gobernó desde el primer instante que Beatriz, la gloriosa dueña de su mente, se apareció ante sus ojos –parafraseando el Capítulo II de su obra anterior a La Divina Comedia.

Paolo and Francesca (1852) by Alexander Munro (1825-1871)

Paolo and Francesca (1852) by Alexander Munro (1825-1871)

El segundo significado de Amor que se extrae del anáfora en el segundo terceto, –“Prendió por éste en mí placer tan fuerte / Que aún, como tú ves, no me abandona” (Inf. V. 104-105)–, es el de la eternidad del Amor, tanto como fuerte placer, como condena eterna. Esto se lee en las lamentaciones de Francesca respecto del amor que la condenó a la muerte y que ni en el Infierno la abandona, debido a que no tuvo tiempo de arrepentirse de su pecado de Lujuria por haber sido muerta a manos de su esposo Giovanni Malatesta, “aquel que los cainitas en su recinto lo aguardan” (Inf. V. 107-108), pero que si hubiera podido llevar a cabo tal acto de arrepentimiento, así hubiera sido tardíamente en vida, en lugar de ser condenada a la “tromba infernal” del Segundo Círculo habría podido purgarlo en la Séptima Cornisa (Purg. Cantos XXV-XXVII) del Purgatorio y eventualmente poder ascender al Paraíso Terrenal (Purg. XXVIII) y luego al Paraíso. Esta inseparabilidad del Amor, como de los amantes Francesca y Paolo aún en el Infierno, más allá de la muerte es la naturaleza misma que al concepto Dante le atribuyó en su Convivio: “[Amor] no es sino unión espiritual del alma con la cosa amada a la cual unión corre el alma por su propia naturaleza pronto o tarde, según esté libre o impedida” (Conv. III. ii).

Paolo e Francesca - Gaetano Previati (1855)

Paolo e Francesca – Gaetano Previati (1855)

El tercer significado de amor en el anáfora se encuentra en el último verso de la última estrofa que en el italiano original reza: “Queste parole da lor ci fuor porte” y que en la traducción al español aparece por fuera de la terza rima pero que se tradujo así: “(…) De esta suerte/ hablaron las dos sombras”. Aquí Dante venía tratando a sus interlocutores como “dos sombras” y los lectores literalmente no estábamos más que en las sombras sobre la identidad de la pareja sino hasta cuando él mismo identifica a una de ellas por su nombre más adelante “diciéndoles: <<Un llanto compasivo/ me hace verter, Francesca, tu tormento (…)>>”. Es en el momento en que Dante la reconoce como interlocutora, le da una voz, la nombra y siente tal compasión por la historia de la pareja que casi muere sin poder narrárnosla por recordarle el placer y el dolor vivido por el amor sentido hacia Beatriz. Del mismo modo en que Amor renueva la vida de Dante en La Vida Nueva, Amor salva las almas de Francesca y Paolo no del Segundo Círculo, sino del olvido histórico que había sobre ellos pero que gracias a Dante se inmortalizó en el Canto V del Inferno y, gracias a su inspiración sobre numerosos pintores, en posteriores obras pictóricas que hacen que evoquemos una y otra vez un romance que de otro modo habría sido condenado al olvido.

Paolo e Francesca all'inferno - Gustave Doré  (1861)

Paolo e Francesca all’inferno – Gustave Doré (1861)

En los tercetos citados de La Divina Comedia (Infierno V, 100-108), Dante nos expresó Amor como Divinidad invocada, amor como condena eterna que no abandona a las almas ni en la muerte y Amor como salvación de la ignorancia y del olvido. Como Dante escribió en el Purgatorio respecto del “triforme amor” (Purg. XVII, 124), puede decirse que el Amor es la Trinidad.

Amor ch'all amato amar perdona - Gian Giacomo Machiavelli (1806)

Amor ch’all amato amar perdona – Gian Giacomo Machiavelli (1806)

Bibliografía

Alighieri, Dante. Divina Comedia. Madrid: Alianza, 2010.

—. El Convivio. Madrid: Cátedra, 2005.

—. La Vida Nueva. Madrid: Cátedra, 2003.

Advertisements

Leave a comment

Filed under Amatoria, Rosetta, Verba

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s