Monthly Archives: June 2015

Masculinismo, Método y Estado: Hacia una Teoría del Derecho Anti-feminista

Resumen. Abstract.
Si el patriarcado es un mito, luego entonces el feminismo no tiene sentido. If the patriarchy is a myth, then feminism has no sense.
Palabras Clave: Feminismo, Antifeminismo, Patriarcado, Igualdad Keywords: Feminism, Masculinism, Equality, Masculinism, Patriarchy

Si la civilización hubiera quedado en manos de las mujeres, seguiríamos viviendo en chozas” (Paglia, 2006, pág. 77)

‘Dominación masculina’, ‘Machismo’ y ‘Patriarcado’ son las tres formas con las cuales los feministas denominan a un sistema de cosas que siendo omnipresente, omnisapiente y omnipotente beneficia a todos los hombres a costa de todas las mujeres. Si se toma esto como cierto, significaría entonces que el movimiento feminista, hace parte del ‘poder masculino’ y existe en él. El feminismo sería así una creación del ‘patriarcado’.

Ya que los feministas como McKinnon consideran al “género un constructo social”, es posible decir que “el patriarcado es un constructo” feminista. McKinnon nunca en su texto prueba la existencia del ‘Patriarcado’, simplemente se refiere a los efectos que la división sexual ejerce sobre las mujeres, como si éstas beneficiaran completamente a los hombres como grupo, como ‘Patriarcado’, cuando los hombres también cargan con obligaciones y desventajas que favorecen a los feministas como grupo. Este es el caso de la caballerosidad y todas esas cualidades varoniles que Esther Vilar (1973) denunció como útiles a las mujeres que ponen sus vaginas en contraprestación a los servicios recibidos por parte de los “opresores hombres”. Si hubiera un patriarcado, los hombres no tendrían que hacer tanto para acceder al sexo femenino, simplemente tendrían que tomarlo y la ficción de la ‘Cultura de la Violación’, que tanto repiten los feministas en los medios, sería una realidad.

frase-todo-coito-heterosexual-es-una-violacion-porque-las-mujeres-como-grupo-no-son-lo-bastante-catherine-mckinnon-121727

Para los feministas, como Millet, el patriarcado es un “sistema que favorece a unos a costa de otros”. Esta división de poder es injusta para el feminismo que supone que los hombres y mujeres son iguales, excepto en sus órganos reproductivos y que el “género no es más que un constructo social”, repitiendo la fórmula boasiana sobre las razas. Sin embargo la división de poder que los feministas atribuyen favorece al género masculino, está basada en diferencias de funciones que son de carácter biológico. La trivialización de estas diferencias por McKinnon pretende construir una relación de jerarquía entre los géneros, cuando en realidad hay una división de funciones como la que se ve en la división del trabajo sexual que se encuentra en el seno de las relaciones privadas de la familia[1], una institución que los feministas consideran opresiva de las mujeres. ¿Si las mujeres son iguales a los hombres en funciones y aptitudes, por qué son oprimidas por el patriarcado?

1604437_217247428464967_2017741687_n

Responder esta pregunta y aceptar el feminismo como premisa con la cual se observa el mundo de las relaciones caería en el laberinto de tener que aceptar lo inaceptable: que el patriarcado reduce a las mujeres a una posición en la cual no pueden valerse por sí mismas, una posición de sumisión completa en la que su autonomía es negada completamente y en la cual toda liberación ocurre dentro de ese mismo sistema.

No obstante este problema de agencia no es real. Su ficción existe solo en las mentes de feministas que aceptan como axioma la existencia del patriarcado, con el cual fundamentan una ideología construida en bases falsas, sin las cuales perdería todo sentido. Ideas falsas como el mito de la brecha salarial (Wage Gap Myth[2]) que sostiene que los capitalistas prefieren pagarle más a un hombre que a una mujer por el mismo trabajo, cuando podrían ahorrarse costos extras contratando solo mujeres. Si el patriarcado no existe, luego entonces la liberación femenina no es más que un fraude[3]. Al menos, no tendría sentido afirmar que la sociedad occidental moderna es un patriarcado dado que esta teoría, según Christina Hoff Sommers, es falsa[4].

13830394884919

Es con base en esta falsa teoría del poder masculino[5] que feministas como McKinnon han logrado introducir una construcción feminista de derecho, no como teoría jurídica, sino como ideología política que se ha vuelto parte de una concepción liberal del Estado occidental en el que un Estado no es democrático si no es feminista. Por esta razón se han promulgado leyes, enmiendas constitucionales y jurisprudencia que toma las premisas feministas y que ayudado por el welfare state, ha hecho una especie de ‘redistribución social’ de la propiedad y del trabajo de los ‘opresores’[6] hombres, los principales contribuyentes, en favor de las mujeres, las principales beneficiarias de cuotas, programas del gobierno, acciones afirmativas, subsidios y demás políticas públicas de las que son beneficiarias por el hecho de serlo.

10462576_1493711237527292_6690565118642948475_n

Todas estas políticas feministas le han dado tal ventaja a las mujeres que en años recientes han salido manifestaciones victoriosas declarando públicamente “el declive de los hombres” y el “final de los hombres”. Manifestaciones que si fueran hechas por un hombre sobre las mujeres, serían consideradas machistas por los mismos feministas, como Hannah Rosin[7], que hacen estas declaraciones públicas de victoria de las víctimas del patriarcado sobre los beneficiarios del sistema patriarcal. ¿Un patriarcado permitiría esto?

Esta es la ‘disonancia cognitiva’ a la que se nos ha sometido como sociedad. Una teoría del derecho feminista que solo escucha a un género a costa del otro no es culpa de los feministas, sino de los hombres que no han manifestado sus intereses ni sus problemas como grupo contra un sistema no-patriarcal que los invisibiliza en favor de las mujeres como clase, tomando prestados términos feministas. Tal vez esta es la fea verdad del feminismo: “el feminismo nunca se trató de igualdad para los géneros, sino de tratamientos especiales para las mujeres” (Buchanan, 2012, pág. 2).

Ante esta fea verdad feminista, se hace imperativo oponer una teoría antifeminista del derecho que efectivamente busque un diálogo entre todas las partes y todos los géneros para alcanzar una verdadera igualdad y no unos privilegios para un sexo, a costa del otro. Creo esto posible cuando la burbuja de la misandria[8] estalle después de que el paradigma feminista pierda la fuerza que le queda después de los ataques teóricos y políticos que ha venido recibiendo en los últimos años por parte de los Movimientos Masculinistas (MRM), Antifeministas, MGTOW, la Manosphere y demás corrientes ideológicas que atacan las premisas falsas del feminismo y de otras falsedades de lo ‘políticamente correcto’ que tienen tomados los medios, la academia y la política.

Feminismo a la papelera

 

Bibliografía:

Bax, B. (s.f.). El Fraude del Feminismo. Obtenido de https://es.scribd.com/doc/197835757/El-fraude-del-feminismo-Ernest-Belfort-Bax-pdf

Buchanan, M. (2012). Feminism: The Ugly Truth. London: LPS Publishing.

Donovan, J. (2012). The Way of Men. Milwakie: Dissonant-Hum.

Donovan, J. (s.f.). No es tierra de Hombres. Obtenido de https://transmillenium.wordpress.com/2013/01/13/i-no-es-tierra-de-hombres-no-mans-land/

Farrell, W. (2005). Why Men Earn More. Obtenido de https://zhenles.files.wordpress.com/2013/03/farrell-why-men-earn-more-the-startling-truth-behind-the-pay-gap-and-what-women-can-do-about-it.pdf

Hoff Sommers, C. (1994). Who Stole Feminism? New York: Simon & Schuster.

McKinnon, C. (2006). Feminismo, Marxismo, Método y Estado: Hacia una Teoría del Derecho Feminista. En M. García Villegas, I. Jaramillo Sierra, & E. Restrepo Saldarriaga, Crítica jurídica : teoría y sociología jurídica en los Estados Unidos. Bogotá: Uniandes.

McKinnon, C. (2006). Feminismo, Marxismo, Método y Estado: Una agenda para la teoría. En M. García Villegas, I. Jaramillo Sierra, & E. Restrepo Saldarriaga, Crítica jurídica : teoría y sociología jurídica en los Estados Unidos. Bogotá: Uniandes.

Paglia, C. (2006). Sexual Personae. Madrid: Valdemar.

Pizzey, E., Shackleton, J., & Urwin, P. (2000). Women or Men – Who are the Victims. Obtenido de http://www.civitas.org.uk/pdf/cs09.pdf

Vilar, E. (s.f.). El Varón Domado. Obtenido de http://es.wikimannia.org/images/Esther-Vilar_El-Varon-Domado.pdf

 

[1] “The personal is political” es un slogan con el cual el feminismo justifica la intervención del aparato estatal en las relaciones privadas entre hombres y mujeres.

[2] “Many other studies have controlled for a number of variables and still found women earn a little less than men. Why? In part, because only a few studies control for whether one is working in a public or private arena; exact number of hours worked; years both in the subfield and on the job; or advanced training in the subfield. But most important, no study that I know of controls for even close to all 25 factors (…)I do believe, though, that when we fully weigh the 25 trade-offs men are more likely to make in the workplace, with income implications calculated and overlapping subtracted, five things will be clear: ■ Women now make more money than men for the same work; ■ Many other women make the same money men make for fewer sacrifices (e.g., in the armed services); ■ Many unskilled women have jobs rarely made available to men (e.g., cocktail waiter; receptionist; housekeeper in a hotel; restaurant host; salesperson of women’s—and often men’s— clothing); Many skilled women have careers in which it is much more difficult for equally qualified men to find employment (e.g., dental hygienists; nurses; massage therapists; family law attorneys; gender studies teachers; nursery and first and second grade school teachers; domestic violence social workers); ■ Some women professional athletes can make a living for achieving at a level not afforded to a man achieving at that same level (e.g., tennis, basketball, golf). It is not necessarily desirable to change all these inequities, but it is disingenuous to cry victim without acknowledging any of them.” (Farrell, 2005, pág. 220)

[3] El Fraude del Feminismo por Ernest Belfort Bax https://es.scribd.com/doc/197835757/El-fraude-del-feminismo-Ernest-Belfort-Bax-pdf

[4] “Statistics and studies on such provocative subjects as eating disorders, rape, battery, and wage differentials are used to underscore the plight of women in the oppressive gender system and to help recruit adherents to  the gender feminist cause. But if the figures are not true, they almost never serve the interests of the victimized women they concern.” (Hoff Sommers, 1994, pág. 188)

[5] The Myth of Male Power es un libro escrito por un exfeminista, Warren Farrell, exlíder del National Organization of Women. Este autor ha visto sus conferencias saboteadas en varias ocasiones por feministas en los Estados Unidos que se niegan a que presente sus argumentos en contra de los dogmas aceptados del feminismo.

“It would be hard to find a single example in history in which a group that cast more than 50 percent of the vote got away with calling itself the victim… Women are the only “oppressed” group to share the same parents as the “oppressor”; to be born into the middle class and upper class as frequently as the “oppressor”; to own more of the culture’s luxury items than the “oppressor”…” Tomada de http://www.warrenfarrell.org/styled-2/summary.html

[6] “I find that men will not help each other the way women do. Men have had thousands of years of conditioning that enables them to work together very successfully, but when it comes to organising the same sort of help over their personal lives, they fall apart. I saw this happen when I tried to open a men’s refuge almost immediately after I bought the main Chiswick building for the women’s refuge. I had seen sufficient men who were horribly abused and needed somewhere to go. What offended me was that even though the Greater London Council was willing to give me an excellent building in North London, I could not get one single fund-raiser to help me raise money for the men. Now we do have men’s groups running in most countries, but as yet they have no funding, when millions of pounds are given to the women’s refuges, some of which abuse the money they are given.” (Pizzey, Shackleton, & Urwin, 2000, pág. 34)

[7] “En 2010, Hanna Rosin declaró en The Atlantic que tal vez sea “El Fin de los Hombres” (The End of Men) y preguntó si la sociedad postindustrial moderna era simplemente más adecuada para las mujeres. Rosin escribió que por cada dos hombres que obtienen un título profesional, tres mujeres obtendrán uno; y que en las quince categorías laborales proyectadas para crecer en los Estados Unidos, todas menos dos estaban ya dominadas por mujeres. Ella caviló que “la economía estadounidense en cierto modo se está convirtiendo en una especie de sororidad: mujeres de clase alta dejan el hogar y entran en la fuerza de trabajo, creando trabajos domésticos para que los llenen otras mujeres.” Incluso las mujeres de clase trabajadora parecen estar haciendo el mismo show en casa, a medida que más padres están ausentes o son simplemente irrelevantes –despojados de autoridad en asuntos del hogar por no estar ganando lo mismo que sus esposas o “compañeras”. Y, por la primera vez en la historia, las parejas alrededor del mundo –incluso en la que una vez fue la estricta y patriarcal Corea del Sur—están esperando más a menudo tener niñas bebés” Tomado de Donovan, Jack. No es tierra de hombres. Documento

[8] La Burbuja de la Misandria (Traducción) https://transmillenium.wordpress.com/2012/02/10/la-burbuja-de-la-misandria-traduccion/

2 Comments

Filed under Lex

Le racisme antiraciste ou l’antiracisme raciste?

"Tous sommes part d'une grande famille"

“Tous sommes part d’une grande famille”

Le 21 mars 2015 a été la « Journée internationale pour l’élimination de la discrimination de la discrimination raciale ». L’objectif de cette année, selon le secrétaire général de l’onu ban-ki-moon, est « apprendre les leçons de l’histoire et de reconnaître les conséquences sérieuses historiques causées par la discrimination raciale ». Jusqu’à maintenant clair tout : la discrimination raciale est mauvaise parque le racisme est mauvais.

11008142_1553217198260180_119204139_n[1]

“Mmkay?”

Malgré de nombreuses lois, les êtres humains ne semblent pas apprendre les leçons historiques qui enseignent que le racisme et la xénophobie n’ont pas lieu dans la société moderne. Quand j’affirme que nous n’avons pas appris, je ne fais pas de discrimination : toutes les races et groupes ethniques doivent chanter et répéter le mantra et la religion de notre époque qui disent que nous sommes tous égaux sans importer nos différences.

race1[1]

“Nous sommes tous égaux”

Les Sud-Africains doivent apprendre le message de leur chef pacifique nelson mandela qui chantait publiquement, « Tuez les Boer »… Les juif nous ont à tous enseigné que l’holocauste est seulement une fiction quand il s’agit des Palestiniens et que les frontières sont racistes. Les groupes autochtones doivent partager leurs terres, parce que les frontières discriminent contre l’envahisseur (l’apartheid). Les musulmans, s’ils veulent arrêter d’être racistes, doivent cesser d’envahir seulement des pays développés et faire le d’jihad contre tout le monde. Si les afros veulent cesser d’être victimes du racisme, il faut qu’ils reviennent au continent d’où ils ont étés déplacés par la force. Personne ne veut pas apprendre que le racisme est mauvais.

"United?"

“United?”

Cependant, le racisme institutionnel s’est perpétué dans nos lois. Les quotas, les actions affirmatives et la « discrimination positive » perpétuent et reproduisent le « mensonge » que la race est une construction biologique quand las « minorités raciales » (qui sont la majorité de la population du monde) reçoivent  des privilèges réserves à certains « groupes privilégiées » comme s’ils n’étaient pas capables de compéter à cause de sa « race ». Par exemple, il est nécessaire de donner des quotas aux personnes blancs et asiatiques qui sont sous-représentés dans les compétitions sportives comme le basket, l’athlétisme et le football américain. Cette sous-représentation est causée par le même racisme qui ne permet pas qu’autres « minorités raciales » aient la même représentation dans le pouvoir publique, la science et le développement économique.

3101432019[1]

Il n’y a pas de différences entre le QI ou la capacité physique des races, parce que les races n’existent pas et sont toutes le résultat d’une « construction social ». Il n’y a qu’une race : la race humaine. Nous sommes tous égaux, les différences sont causés par le racisme et, si tu penses différemment, n’oubliez pas l’holocauste juif (et l’Holomodor contre l’Ucraine par les juifs communistes), l’apartheid à sud afrique (et le génocide contre les Boer par les « fils » de mandela), le génocide contre les indigènes americains (qui étaient si pacifiques qu’ils se massacraient amoureusement les uns contre les autres comme les incas, les mayas et les aztèques), et des autres raisons pour lesquelles il faut que on soit rééduqué : Les races « n’existent pas » parce que « Tous sommes égaux, mais certains « minorités raciales » sont plus égales qu’autres ».

"Tous les animaux sont égaux, mais certains sont plus égaux que d'autres." -- George Orwell, La Ferme des Animaux, 1945

“Tous les animaux sont égaux, mais certains sont plus égaux que d’autres.” — George Orwell, La Ferme des Animaux, 1945

Leave a comment

Filed under Lex, Rosetta

El Amor es la Trinidad: Análisis del Canto V del Inferno de Dante

The Circle of the Lustful by William Blake (1757–1827)

The Circle of the Lustful by William Blake (1757–1827)

Luego de pasar el Limbo –el Primer Círculo donde se encuentran las almas pueriles o de los grandes héroes, poetas y filósofos paganos que, a excepción de los personajes del Antiguo Testamento, no pueden ascender al Paraíso por nunca haber sido bautizados–, Dante y Virgilio descienden al Segundo Círculo del Infierno (Canto V), donde a su entrada encontraron a Minos, el mítico rey de Creta convertido literariamente en el mitológico Juez del Infierno, que con los giros de su cola sentencia el círculo que deberán ocupar las almas que se presentan ante su juicio. Este Juez, gracias a que Virgilio lo dejó en su sitio con palabras que recuerdan la victoria de Dios sobre Dite, permitió la entrada a Dante al Círculo donde los “lujuriosos libertinos”, como Dido, Cleopatra, Paris, Aquiles, Helena, Semiramis y Tristán, son sometidos a sufrir por un torbellino que los sacude de la misma manera en que en “vida” se dejaron llevar por sus pasiones.

Francesca Da Rimini and Paolo Malatesta, C.1890

Francesca Da Rimini and Paolo Malatesta, C.1890

Entre estas almas sacudidas por la “tromba infernal”, Dante y Virgilio hablaron a dos almas (Inf. 5.73-142) que pasaban y quienes les contaron a los poetas (Infierno V. 102-108):

Amor, ch’al cor gentil ratto s’apprende,

prese costui de la bella persona

che mi fu tolta; e ‘l modo ancor m’offende. 102

Amor, ch’a nullo amato amar perdona,

mi prese del costui piacer sì forte,

che, come vedi, ancor non m’abbandona. 105

Amor condusse noi ad una morte.

Caina attende chi a vita ci spense”.

Queste parole da lor ci fuor porte. 108

Alighieri, Divina Commedia, Inferno. V. 102-108

Amor, que pronto en almas nobles prende, prendió en éste a favor de mi persona,

Arrancada de un modo que aún me ofende.102

Amor, que a nadie amado amar perdona,

Prendió por éste en mí placer tan fuerte

Que aún, como tú ves, no me abandona.105

Amor nos dirigió a la misma muerte:

A aquel que nos la dio los cainitas

en su recinto aguardan”. De esta suerte 108

 

Alighieri, Divina Comedia, Infierno. V. 102-108

Gracias a las interpretaciones ofrecidas del Canto V por parte de la Profesora Carolina Sanín y en las notas al pie del traductor Abilio Echeverría, el lector se entera que estas dos “sombras” fueron en la historia Francesca de Rímini y Paolo Malatesta, amantes y cuñados muertos a manos de Giovanni Malatesta, esposo de esta y hermanos del segundo, y condenados literariamente por Dante al Segundo Círculo en castigo a la lujuria de besarse inspirados por la lectura de la aventura del “gentil Lanzarote” en el libro del Galeoto (Inf. V 127-139).

 Francesca da Rimini and Paolo Malatesta by Hermann Lismann (1878-1943)

Francesca da Rimini and Paolo Malatesta by Hermann Lismann (1878-1943)

Sin embargo, los tercetos arriba citados encierran significados alegóricos que requieren de una segunda lectura más allá de lo discutido en clase o de las glosas del traductor. Llama la atención, especialmente, la repetición anafórica de la palabra “Amor”, con A mayúscula, al comienzo de cada terzina en que Francesca vierte sus lamentos a los poetas.

Le Baiser (Rodin)

Le Baiser (Rodin)

El primero de los significados que se encierra en el uso anafórico de “Amor, Amor, Amor” es el de Amor, no solo como “dulce deseo y pensamiento” (Inf. V. 113), sino como un ser divino que en “almas nobles prende” (Inf. V. 100) en alusión a un dios o a El Dios, con “D” mayúscula que posee sus almas y que hace que pierdan su libre albedrío, que es la “innata virtud” que posteriormente Virgilio enseña a Dante en el Purgatorio es la virtud que diferencia al “buen amor del mal amor” (Purg. XVIII, 1-75). En La Vida Nueva, obra anterior al Infierno, Dante invoca también a Amor como ese “espíritu natural” que lo gobernó desde el primer instante que Beatriz, la gloriosa dueña de su mente, se apareció ante sus ojos –parafraseando el Capítulo II de su obra anterior a La Divina Comedia.

Paolo and Francesca (1852) by Alexander Munro (1825-1871)

Paolo and Francesca (1852) by Alexander Munro (1825-1871)

El segundo significado de Amor que se extrae del anáfora en el segundo terceto, –“Prendió por éste en mí placer tan fuerte / Que aún, como tú ves, no me abandona” (Inf. V. 104-105)–, es el de la eternidad del Amor, tanto como fuerte placer, como condena eterna. Esto se lee en las lamentaciones de Francesca respecto del amor que la condenó a la muerte y que ni en el Infierno la abandona, debido a que no tuvo tiempo de arrepentirse de su pecado de Lujuria por haber sido muerta a manos de su esposo Giovanni Malatesta, “aquel que los cainitas en su recinto lo aguardan” (Inf. V. 107-108), pero que si hubiera podido llevar a cabo tal acto de arrepentimiento, así hubiera sido tardíamente en vida, en lugar de ser condenada a la “tromba infernal” del Segundo Círculo habría podido purgarlo en la Séptima Cornisa (Purg. Cantos XXV-XXVII) del Purgatorio y eventualmente poder ascender al Paraíso Terrenal (Purg. XXVIII) y luego al Paraíso. Esta inseparabilidad del Amor, como de los amantes Francesca y Paolo aún en el Infierno, más allá de la muerte es la naturaleza misma que al concepto Dante le atribuyó en su Convivio: “[Amor] no es sino unión espiritual del alma con la cosa amada a la cual unión corre el alma por su propia naturaleza pronto o tarde, según esté libre o impedida” (Conv. III. ii).

Paolo e Francesca - Gaetano Previati (1855)

Paolo e Francesca – Gaetano Previati (1855)

El tercer significado de amor en el anáfora se encuentra en el último verso de la última estrofa que en el italiano original reza: “Queste parole da lor ci fuor porte” y que en la traducción al español aparece por fuera de la terza rima pero que se tradujo así: “(…) De esta suerte/ hablaron las dos sombras”. Aquí Dante venía tratando a sus interlocutores como “dos sombras” y los lectores literalmente no estábamos más que en las sombras sobre la identidad de la pareja sino hasta cuando él mismo identifica a una de ellas por su nombre más adelante “diciéndoles: <<Un llanto compasivo/ me hace verter, Francesca, tu tormento (…)>>”. Es en el momento en que Dante la reconoce como interlocutora, le da una voz, la nombra y siente tal compasión por la historia de la pareja que casi muere sin poder narrárnosla por recordarle el placer y el dolor vivido por el amor sentido hacia Beatriz. Del mismo modo en que Amor renueva la vida de Dante en La Vida Nueva, Amor salva las almas de Francesca y Paolo no del Segundo Círculo, sino del olvido histórico que había sobre ellos pero que gracias a Dante se inmortalizó en el Canto V del Inferno y, gracias a su inspiración sobre numerosos pintores, en posteriores obras pictóricas que hacen que evoquemos una y otra vez un romance que de otro modo habría sido condenado al olvido.

Paolo e Francesca all'inferno - Gustave Doré  (1861)

Paolo e Francesca all’inferno – Gustave Doré (1861)

En los tercetos citados de La Divina Comedia (Infierno V, 100-108), Dante nos expresó Amor como Divinidad invocada, amor como condena eterna que no abandona a las almas ni en la muerte y Amor como salvación de la ignorancia y del olvido. Como Dante escribió en el Purgatorio respecto del “triforme amor” (Purg. XVII, 124), puede decirse que el Amor es la Trinidad.

Amor ch'all amato amar perdona - Gian Giacomo Machiavelli (1806)

Amor ch’all amato amar perdona – Gian Giacomo Machiavelli (1806)

Bibliografía

Alighieri, Dante. Divina Comedia. Madrid: Alianza, 2010.

—. El Convivio. Madrid: Cátedra, 2005.

—. La Vida Nueva. Madrid: Cátedra, 2003.

Leave a comment

Filed under Amatoria, Rosetta, Verba